Entra un niño en una farmacia y dice:
– Quiero unas gafas.
El farmacéutico le pregunta:
– ¿Para el sol?
Y el niño responde:
– ¡No! ¡Para mí!