Llega Pepito con su Mamá y dice:
– Yo ya no quiero jugar con Juanito al rompecabezas.
– ¿Por qué?.
– Porque al primer martillazo ya está llorando.