–Pepito, ¿qué era tu papá antes de casarse?
–Era cura, señorita.
–¿Y tu mamá?
–Era monja, señorita.
–¿Entonces, colgaron los hábitos?
–No señorita, solo se los subieron un poco.