– Los rinocerontes se ponen rojos para camuflarse entre las fresas.
– ¿En serio?
– ¿Tú has visto alguna vez un rinoceronte entre las fresas?
– ¡No, nunca!
– ¡Ahí lo tienes: porque se camuflan genial!