– Pepito, ¿has visto el colador?
– Sí, mamá, pero lo he tirado porque estaba lleno de agujeros.