– Papá, ¿los pedos pesan?
– No, hijo, qué van a pesar…
– Ah, pues entonces me he cagao.