– Tú que eres matemático, ¿crees en Dios?.
– Sí, salvo isomorfismos.