– Me di cuenta de que iba a suspender las matemáticas cuando un día el profesor dijo en clase
– “Sea un épsilon menor que 37”, y de repente todo el mundo se echó a reír.