En mitad de una conferencia de matemáticas, un participante levanta la mano y dice:
– ¡Tengo un contraejemplo para ese teorema!
– A lo que el conferenciante responde:
– No importa, yo tengo dos pruebas.