Dos rectas paralelas se intersectan siempre y cuando el punto de intersección sea lo suficientemente gordo