Dos amigos van por la calle y uno le pregunta al otro:
– ¿Qué hora es?
– Son las doce.
– Ufff, qué tarde.
– Pues haberme preguntado antes.