Hoy he soñado que ganaba 200 millones como mi padre.
– ¿¿¿Tu padre gana 200 millones???
– No, también lo sueña.