Dos andaluces trabajando en un pozo. El del fondo le dice al de la superficie:
– Isame!
– Que m’ises?
– Que m’ises!
– Ah, perdona, creia que m’isias algo.