Mami, mami, ¿los caramelos de chocolate caminan por la pared?
– Pues no, cariño, los caramelos no caminan.
– Ah… pues entonces me he comido una cucaracha.