Maestra, ¿usted me castigaría por algo que yo no hice?
– Claro que no.
– Ahh, pues qué bueno, porque yo no hice mi tarea.