Un borracho en una fiesta le envía un mensaje de texto a su esposa
– Amor, llego en 30 minutos. Si no he llegado, lo vuelves a leer. Te quiero.