Llega un borracho a un bar y dice:
– ¿Tienes sacarina?
Y le dicen:
– Sí, claro.
– ¡Pues ponme el baúl de los recuerdos!