– Oye Pepe, te invito a una fiesta de 21 años.
– Vale tío, pero yo a los tres meses me vuelvo, ¿eh?