– Oye, ¿te gusta mi disfraz de camaleón?
– ¡¿QUIÉN HA DICHO ESO?!