– Buenos días. ¿Tienen libros para el cansancio?
– Sí, señor, pero están todos agotados.