Suena el teléfono:
– ¿Hola?¿Aquí lavan ropa?
– No
– ¡Uy, qué sucios!