Cariño, creo que estás obsesionado con el fútbol y me haces falta.
– ¡¿Qué falta?! ¡¿Qué falta?! ¡¡Si no te he tocado!!