En el cementerio, durante el entierro de Celia Cruz, Castro empieza a decir:
– Mi Celia, mi Celia…
Un chino que está cerca lo oye y le dice:
¿Mi Celia?. Micelia, hamble y dictadula.