Uno de los adelantos de la medicina cubana es no tener que darle una nalgada al niño cuando nace.
El médico se acerca al niño y le dice bajito al oído:
-Oye, naciste en Cuba…
Acto seguido el bebe se pone a chillar.