Al día siguiente de la noche de bodas, la esposa le lleva el desayuno a la cama al marido:
– Pero tía, qué pasa, ¿tampoco sabes cocinar?.