– Cariño, no sé si podré volver a amarte.
– Pero, ¿tú cuándo has estado en Marte?