– Mi amor, tú me quieres, ¿verdad?
– Ay, mi vida, claro que te qui… ¡GOOOOL!