– Oiga señor, quiero decirle que yo estoy enamorado de su hija y no por el dinero.
– ¿Y de cuál de las cuatro?
– Ah pues.., de cualquiera, de cualquiera.