Un veterinario va a la consulta de un médico; el doctor le dice:
– Muy bien, dígame qué le pasa.
– Y el veterinario le responde
– ¡Bah, así cualquiera, es demasiado fácil!