¿Por qué los chinos religiosos duermen al suelo?
– Porque el septimo mandamiento decía: no matalas.