– Estaban dos caníbales conversando…
– Me volví vegetariano.
– No me digas… ¿Y ahora qué vas a comer?
– Palmas de las manos y plantas de los pies.