En su viaje a Nueva York, Manolo compró una televisión para llevársela a su familia.
– “¿Es qué no hay televisores en su país?”, preguntó alguien.
– “Claro que los hay, pero los programas de aquí me gustan mucho más”.