En el velorio de un gallego, un amigo del difunto se acerca a la viuda y le dice:
Lo siento señora, lo siento y la señora le responde:
No gracias, dejalo acostadito nomas.