– Mamá, mamá, ¿los bombones tienen patas?
– No, hijo mío.
– Entonces me he comido una cucaracha.