– Mamá, mamá, no me esperes esta tarde.
-¿Por qué, Jaimito?
-Porque ya llegué.