Un hombre va a hacer testamento al notario y le dice:
– Como última voluntad, quiero que mi cadáver sea incinerado y mis cenizas se conserven en el Corte Inglés. – ¿En el Corte Inglés?
– Es la única forma de que mi mujer venga a verme dos veces por semana, cuatro por navidades.