Un chulo se va a Alemania por navidad, y, a la vuelta, le pregunta un amigo:
-¿Has tenido alguna dificultad con el idioma?
-Yo ninguna… Pero los alemanes sí que las han tenido para entenderse conmigo.