Le dice un vasco a otro:
– Mira que Jesús llegaba a ser humilde. ¡Nacer en Belén pudiendo hacerlo en Bilbao!