– ¡Oye Patxi! ¿Sabes cuanto ha costado el Guggenheim?
– No, ¿Cuanto?
– 5.000 millones, pues.
– Bueno, con tal de que meta goles.