– Oye, Patxi, ¿tú sabías que Dios era vasco y que encima era de Vitoria?
– Pues no, Julen, no tenía ni idea.
– Pues sí, porque era dios y hombre “a la ves”.