– Cariño ¿tengo la nariz grande?
– No, tienes unanariz común.
– ¿Ah, sí?
– Sí, ¡común tucán!