Íbamos yo y Nacho.
– No hijo, íbamos Nacho y yo.
– ¿Cómo? ¿entonces yo no iba?