-¿Y tu cómo te llamas?
– Pepedro totorres.
– ¿Eres tartamudo, hijo?
– No, el tartamudo era mi padre, y el del registro se creía muy gracioso.