Están dos tomates en una nevera y uno dice…
– Que frío hace, hermano
– Otro grita aterrado:
-¡Aaahhh!, ¡un tomate que habla!