– ¿Tiene aspirinas?
– Sí.
– Pues tómese dos. Soy el inspector de Hacienda.