– No sé que tanto presumes. Mi hijo camina desde los diez meses.
– Pues ya debe de estar muy lejos…