– Acabo de dejar el juego.
– ¿Y cómo ha sido?
– Muy fácil. Fuerza de voluntad y falta de dinero.