– Señor, que me quiero casar con su hija.
– Calle, es una decisión apresurada, por favor, medítela.
– Ya me la medí, le calza perfecto…