– María, me compré condones de sabores, apaga la luz y adivina el sabor.
– Mmm…, ¿sardina con queso?
– No… ¡Espera a que me lo ponga!