– ¡Ya tenemos tronista!
– ¡Vete a la mirada!
– ¿Qué?
– Mierda. Es el corrector.
– Pues desactívalo.
– Lla hestá.